Minería submarina II: Impacto en la pesca.

 

minerales: dumortierita en cuarzo
Dumortierita en cuarzo. Foto: Tienda mineral-s.
Nuestro anterior post titulado "Minería submarina: la zona Clarion-Clipperton." tenía un cierto carácter de advertencia sobre las consecuencias de la explotación de los recursos minerales en los abismos océanos, es algo inquietante, pero de momento no existen pruebas de que las prospecciones que se están realizando, tanto a nivel científico como industrial, tengan impacto alguno es los ecosistemas de estas profundidades. En realidad en el enfoque del anterior post, como en otras muchas lecturas a las que hemos accedido para realizar estos entretenidos soliloquios en nuestro blog de minerales, existe un acentuado tono futurista al hablar de la minería submarina, tanto si hablamos de la extracción de los nódulos de manganeso como en dicho post como si lo hiciéramos de la minería de tierras raras en los abismos marítimos, estamos hablando de cuestiones que están siendo estudiadas, no de problemas ambientales actuales. Pero la realidad actual, en otros ámbitos de estas explotaciones submarinas, ya resulta alarmante. Si entendemos como minería la explotación petrolífera y de gas natural, que lo es, los yacimientos submarinos llevan décadas en explotación y si han creado importantes impactos ambientales, podríamos recordar el desastre ocasionado por "Deepwater Horizon" cuando el 22 de abril de 2010 se hundió originando uno de los vertidos de crudos más importantes de la historia. Pero prefiero que hablemos del presente y de lo que nos afecta. La cooperativa de armadores de Vigo ha querido poner en alerta sobre las consecuencias que pudieran desprenderse de las diferentes actividades mineras submarinas que se realizan o están planificadas en los caladeros donde faena la flota gallega incidiendo en la necesidad de un marco regulatorio. Para abordar este y otros problemas que afectan a su sector han creado el Comité Asesor Científico y Técnico de ARVI (CACT-ARVI), en su marco de actuaciones, con la asesoría de la investigadora de ARVI Rebeca Lago han publicado el documento titulado "COEXISTENCIA DE LA ACTIVIDAD PESQUERA CON LAS INDUSTRIAS DEL GAS, EL PETRÓLEO Y LA MINERÍA SUBMARINA" cuyo texto íntegro puede consultar en este enlace http://www.arvi.org/publicaciones/CoexistenciaPesca%20PetroleoMineriaSubmarina.pdf. 
En el "resumen ejecutivo" de dicho documento aluden a la necesidad de llegar a un marco de convivencia fructífero para que ambas actividades, la pesquera y la extractiva de minerales y recursos energéticos, ambas reconocidas como de esenciales para el sustento de las necesidades de la sociedad actual, puedan convivir de forma respetuosa entre ambas y con el entorno marítimo. Estableciendo (literal) "unas regulaciones basadas no sólo en datos científicos, sino también en estudios socio-económicos de los distintos sectores industriales que operan en sus aguas y que dependen de los recursos naturales de los mares y océanos a nivel global para subsistir. Este documento, en cuanto a lo que minería se refiere, hace referencia, entre otros enclaves de interés para las pesqueras Españolas y Europeas, a las explotaciones diamantíferas que desde hace décadas tienen lugar en aguas de Namibia y cuyas licencias de explotación se extienden en un área de 6000 km cuadrados de los cuales solo se explota un 3% en la actualidad aunque los propietarios de las licencias esperan encontrar diamantes en el 25% de la superficie licenciada, con una esperanza de negocio que puede extenderse durante unas 4 décadas y que puede llegar a convertir a Namibia en el primer exportador de diamantes a nivel mundial. Pero a este panorama se suma la explotación de fosfatos, también en Namibia, a unos 130 kilómetros de Walvis Bay, este lugar "Bahía Ballena, en castellano", es conocido por su riqueza en vida marina y plancton. Incide el documento en la existencia de caladeros de relevancia económica para sus flotas que están sometidos a paros ecológicos dentro de una normativa reguladora que se actualiza anualmente para establecer cuotas de capturas que garanticen la sostenibilidad de los mismos, pero también existen zonas de exclusión de pesquerías, hábitat de especies vulnerables como esponjas y corales que son objetivo de las industrias mineras y energéticas. Dicho documento señala que la llamada “Economía azul”, aquella que centra su actividad en los entornos marítimos, mantienen 5 millones de puestos de trabajo en la Unión Europea y un volumen de negocio de 500 billones de euros al año, siendo la pesca el tercer sector, tras el turismo y transporte marítimo y costero, el que mayor relevancia económica aporta. Dentro de este enorme negocio, a nivel europeo, España destaca como la primer productor de productos de pesca. La pesca aporta 732.239 puestos de trabajo en la Unión Europea.