Mina tierras raras en el Campo de Montiel, un conflicto a sumar.

 

minerales: hauyna
Hauyna. Foto: Tienda mineral-s.
La minería industrial viene ocupando bastante más post de lo que en un principio teníamos previsto, en este blog de minerales más orientado a los minerales de colección, pero para nosotros está claro, la comunidad que conformamos el coleccionismo de minerales, empatiza con todo lo relativo a la naturaleza, la ecología, el medioambiente y como estos temas están siempre presentes en la minería industrial y teniendo en cuenta que es esta minería proveedora de muchos de los minerales que comercializamos en nuestras tiendas de minerales, el interés lo estimamos en muy importante. Seguramente, en nuestra línea editorial, durante años, hemos puesto un enfoque especialmente ecologista a estos post relativos a la minería industrial. En estos momentos tratamos de equilibrar esta tendencia que trasciende al estilo porque forma parte de nuestra ideología para dar cabida a otros enfoques que también son socialmente muy importantes como es el impacto económico y laboral, sin duda importante, que aporta la explotación de la riqueza mineral.
La explotación de minerales de cualquier tipo, en España y en Europa, requiere para su licitación de estudios de impacto ambiental bastante exigentes, que deben presentarse de forma que contemplen el impacto tanto a corto, medio y largo plazo además de los pertinentes estudios sobre medidas de seguridad ambiental puntuales para la explotación demandada, planes de regeneración ecológica, ambiental y paisajística en su caso, proyectos de usos energéticos, recursos naturales y otros como impacto social… Son sin duda procesos costosos, tediosos y que siembran inseguridad a los posibles inversores, pero la realidad se impone, cualquier fórmula menos rigurosa puede desencadenar auténticos desastres medioambientales.

El Campo de Montiel es una comarca de Ciudad Real, ocupa parte de la región de Castilla -La Mancha en España. Estas son tierras de dehesa, con olivar y cotos de caza, tierras por las que se ha visto campear al lince Ibérico y esto último alegría para casi todos, porque todos amamos la naturaleza, es un auténtico quebradero de cabeza para la empresa Quantum Minería que pretende hacerse con licencias de explotación de una mina a cielo abierto para el aprovechamiento de los elementos denominados “tierras raras”, es decir los lantánidos, el escandio y el itrio. La Junta de Castilla La Mancha ha denegado el permiso, la empresa ha realizado algunas calicatas e insiste en que su proyecto es sostenible medioambientalmente y que no interferirá en modo alguno en la dispersión del lince. Por otra parte aducen que su objetivo no es el tratamiento del mineral en la zona si no la extracción a cielo abierto, en realidad el impacto ecológico más severo de la explotación de las tierras raras es el inherente al tratamiento de los minerales para descomponerlos en sus elementos, pero aún así es bastante sensato atar en corto todo este tipo de actividades.
La minería de las tierras raras es una de las más problemáticas porque para separar los elementos se necesitan ingentes cantidades de productos químicos altamente contaminantes y panorama difícilmente apetecible. No podemos dejar de mencionar que estos proyectos pueden ser un importante punto de apoyo al desarrollo de esta zona.
Las tierras raras tienen una demanda importantísima, su producción en más del 80% se realiza cantidades también importantes de energía. Por otra parte estos elementos suelen estar asociados a otros de naturaleza radioactiva lo cual añade, por las partículas en suspensión un en China y el resto en su mayoría en Estados Unidos, el potencial económico es enorme.