Los minerales y la codicia II: «Heredarás la escombrera»

minerales: apofilita
Apofilita, Rahuri, Maharashtra, India . Foto Minerales de Colección s.l.

Algo extraño inquieta mi mente y este blog de minerales en general pero orientado a los minerales de colección se transforma en la herramienta imprescindible para oírme, para plasmar mis inquietudes, mas cercanas al análisis del demagógico comportamiento humano que al coleccionismo de minerales, pero es que merece la pena alzar la voz en este mundo por el que pasamos de puntillas entre los desmanes de los poderosos, olvidar un poco nuestra tienda de minerales y volver la vista al mundo me relaja.

Los recursos mineros sin diferencia entre sus naturalezas, tanto los estratégicos como los de demanda tecnológica y todos los demás, son un recurso cuantificable y a menos que traigamos provisiones de fuera de nuestro planeta, solamente el reciclado y la optimización de los materiales harán posible que sigamos en este ritmo de desarrollo.

«Heredarás la Tierra», palabras que además de formar parte de una incontable serie de citas filosóficas y literarias da título a una novela de agradable lectura de la norteamericana Jane Smiley. Es una frase bonita y es esto lo que me ha llevado a trucarla para el título de este post «Heredarás la escombrera» que en cierta manera es lo que creo que puede ocurrirnos, que nuestros nietos hereden una tierra yerma, inviable, agotada, en la que cualquier recurso es un tesoro. Este escenario ha sido llevado a diversos soportes, muchas veces de manos de la ciencia ficción, como una advertencia que se me antoja que nos suena un tanto lejana e incluso absurda, personas que viven en busca de gasolina o de agua o tierra firme.

Pero centrémonos en la realidad actual, que siempre resulta bastante interesante y muchas veces incomprensible. En México la inconcebible cantidad de 56 millones de hectáreas que suponen una cuarta parte de su territorio nacional, están concesionadas a diferentes empresas la mayoría de las cuales son extranjeras. México está considerado como un paraíso para la explotación minera, así lo atestiguan desde Survey of Mining Companies que coloca a este país como el segundo, después de Chile, país que mejores expectativas ofrece para la inversión minera. De las minas Mexicanas han salido entre 2000 y 2010, 419.000 kilos de oro mientras que durante los 300 años que duró la colonización y explotación minera española en las mismas tierras solo se extrajeron unos 192.000 kilos. Pero todo lo que puede empeorar termina empeorando. El artículo 6 de la vigente ley de minería de México establece que “La exploración, explotación y beneficio de los minerales o sustancias a que se refiere esta ley, son de utilidad pública, serán preferentes sobre cualquier otro uso o aprovechamiento del terreno…”, lo cual significa que cualquier población humana, indígena o urbana puede ser desplazada de la tierra de sus ancestros en pro de un desarrollo que además no revertirá en su provecho ni en el de su país sino que ya está vendido al capital extranjero, pero ahora, en estos momentos se debaten una serie de medidas que establecen servidumbres no solo para las explotaciones mineras si no que además abarcan las necesidades energéticas y logísticas derivadas de los aprovechamientos del subsuelo, leyes que desheredan aún más a los hombres.

Claro, desde el punto de vista del coleccionismo México es uno de los orígenes más potentes del mundo, con zonas mineras como Mapimi de donde se obtienen excelentes hemimorfita, wulfenita, mimetita, adamita, auricalcita.., la famosa azurita de Milpillas, la amatista de Guerrero y Las Vigas, el apatito de Cerro del Mercado, la creedita de mina Navidad o su fluorita y muchísimo más, minerales que son apreciados por todas las tiendas de minerales y sus coleccionistas.

Pero toda esta miseria, el quebranto del derecho de la tierra a favor de multinacionales de manos de políticos corruptos o cegatos, toda esta estupefacción causada por el quehacer de los políticos, se queda pequeña si retrocedemos a agosto de 2012 cuando 34 mineros murieron por los disparos de la policía en Sudáfrica, creo que esto es realmente difícil de comprender y que convulsionó la opinión pública mundial porque plantea interrogantes realmente profundos todos sobre el valor de la vida humana. Esto ocurrió en las inmediaciones de la mina de platino propiedad de la empresa Lonmin en Marikana, cerca de Johannesburgo. Según Nathi Mthethwa, ministro sudafricano de policía, los agentes no pudieron hacer otra cosa porque los manifestantes portaban palos y machetes, también establecen un conflicto entre los sindicatos mayoritarios en la minería del país como fondo del conflicto. Ciertamente que las reivindicaciones laborales, en ocasiones, se salen de madre, que en otras ocasiones el cruce de intereses hace aparecer en la escena a elementos conflictivos, pero 34 mineros muertos a tiros es algo repugnante. Lo cierto es que meses antes, en enero, fueron otros tres mineros en otra mina de platino también en Sudáfrica.

Bueno para terminar, quiero advertir que no es a nuestros nietos a los que tocará ser responsables con los recursos naturales, es a nosotros, a ellos normalmente les quedará el lamento de nuestra falta de visión. No recuerdo que político dijo hace poco, sobre las prospecciones petrolíferas en aguas Canarias, que en caso de desastre ecológico la mayor parte del crudo vertido iría a otras playas no a las canarias, esto es política con mayúsculas.