Intel: productos libres de minerales de sangre.

minerales: coltán
Coltán, Proc. Portugal, zona libre de conflicto. Foto Minerales de Colección s.l.

Si usted puede disfrutar de la apasionante lectura de este portentoso blog de minerales, probablemente, desgraciadamente, esto le es posible gracias al uso de los llamados «minerales de sangre». Minerales que arrancados de la tierra, sin control, sin medidas de seguridad, usando en ocasiones mano de obra infantil o esclava sirven además para financiar cruentas guerras. Ya hemos dedicado un par de post, estos, a tratar el comercio justo y los minerales de sangre en nuestro blog que está orientado a los minerales de colección pero que tiene como lectores, pienso, personas.

Me cuesta bastante escribir algo positivo sobre un país tan belicista como son los Estados Unidos de América, especialmente ahora que parece que están empeñados a resucitar el fantasma de la guerra fría, ahora después de que inventaran esa calamidad denominada «guerra preventiva». Pero creo que el tema que vamos a tratar es de primer orden y en esto deberíamos de tomar buena nota en Europa, se trata de que Estados Unidos ha comenzado a aplicar una serie de medidas que buscan impedir que sus empresas, de momento las cotizan en bolsa, utilicen cualquier tipo de mineral de sangre. Bueno en realidad el artículo 1502 hasta el momento solo incide en los minerales procedentes de las zonas en conflicto de la región de Grandes Lagos, República Democrática del Congo, África Central, la mente pide descanso al intentar imaginar el tortuoso devenir de esa tierra y sus gentes.

El estaño, el tantalio, el tungsteno y el oro, son imprescindibles para el poderoso sector TIC, la industria de las telecomunicaciones y la información y esta zona es un gran proveedor de estos minerales. Este afortunado negocio de las telecos, consume al año entre el 50 y el 60% de la producción mundial de tantalio, el 25% del estaño que se extrae en el mundo también es consumido por el mismo sector y curiosamente el 9% del oro del planeta.

Los intereses que mueve este negocio de los minerales estratégicos y tecnológicos cambiarán el mapa geopolítico de la pobreza en nuestro planeta en un plazo no superior a los 20 años y han conseguido que las dos máximas grandes potencias económicas mundiales, China y Estados Unidos, vuelvan sus, muchas veces mezquinos ojos, a África y que se interesen por estabilizar esta zona del mundo, por llevar alimentos y desarrollo a quienes no tenían ni voz para pedir, ni aliento para seguir, pueblos enfrentados, autoridades desacreditadas y corruptas en un escenario privilegiado por su riqueza natural.

La aplicación del artículo 1502 parece que va en serio, no solo se pide a las empresas que certifiquen que sus productos no contienen materias primas procedentes de esta zona, en la cual existen, no obstante, 95 explotaciones mineras que ya han sido declaradas libre de conflicto, se les pide que expliquen sus procesos de adquisición de componentes y materias primas. La aplicación de esta normativa ha tenido importantes retractores que han llegado a considerarla incluso inconstitucional, pero en realidad la mayoría de las empresas obligadas a certificar el origen de los minerales empleados en los distintos ciclos de su producción se habían adelantado al plazo establecido para presentar sus informes, con mayor o menor detalle, porque en esto es en el detalle donde puede estar la trampa, en realidad el acceso a las materias primas, gracias a la notabilísima globalización de los mercados, no siempre es tan escrupuloso y el problema alcanza niveles de complejidad realmente altos si pensamos que antes de llegar al fabricante de un componente tecnológico ( no de un producto como podría ser un teléfono, si no de un elemento como puede ser un chip), se calcula que han intervenido un mínimo de 7 intermediarios, por otra parte las bolsas de metales tampoco centran su atención en los orígenes y las fundiciones atienden a las demandas de sus mercados y clientes, incluso los procesos de reciclado son otro obstáculo y generan toda una serie de tácticas poco éticas, ya empleadas mucho antes para evadir sanciones internacionales impuestas a las exportaciones de determinados países, de tal manera que hay empresas que fabrican productos que nunca son comercializados que son destruidos y reciclados porque la valiosa chatarra resultante no pasa ningún control de origen.

Desde hace ya algún tiempo las multinacionales tecnológicas están en el punto de mira de los diferentes organismo dedicados al control de los recursos minerales en zonas en conflicto, empresas como Nokia, Apple, Intel o Hewlett-Packard se han visto obligadas a replantear muchas de sus relaciones con proveedores y contratistas para escapar en un primer momento a la presión de la opinión pública, tengamos en cuenta que el consumidor tecnológico tiene un perfil próximo y sensible con estos temas y ahora a la ley que puede ocasionarles perdidas importantes por sanciones o por perdida de competitividad si no actualizan esta parte sus políticas de producción que será cada vez más importante porque los factores que cuentan en ello tienen una naturaleza escasa además de conflictiva. Muchas veces se trata de certificar la actividad de terceros que a su vez contratan y subcontratan otras partes que se desconocen entre sí.

La normativa incluida en el artículo 1502 estableció que las empresas no solo estaban obligadas a declarar si sus productos y componentes estaban libres de minerales de sangre, además en caso de detectar su presencia están obligadas a presentar un plan para acabar con el problema. Me parece relevante la respuesta de Microsoft que declaró que “no puede excluir la posibilidad” de que alguno de los componentes de sus productos utilice los denominados minerales de sangre.

En este, desde luego complejo momento, no puedo dejar de mencionar el caso Intel al que dedicamos nuestra portada. Una empresa que a mi forma de ver lo tiene bastante difícil porque son grandes consumidores de minerales tecnológicos, bueno los consumidores finales somos todos nosotros, si estás disfrutando de este uno de los mejores blogs de minerales de universo, es gracias al uso de un ordenador, tablet, móvil u cualquier otro artefacto esencialmente dependiente de estos minerales deshonorados. Intel, a diferencia de la mayoría de las empresas requeridas por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés), el organismo federal encargado de aplicar el artículo 1502, tomó desde el primer momento una postura proactiva ante estos requerimiento y a diferencia de quienes se limitaron a informar y certificar lo rigurosamente requerido, Intel procedió a visitar las fundiciones implicadas en sus procesos productivos y en los de sus proveedores, su objetivo era la transparencia total llegando a sacar en enero el primer producto del mundo libre de conflictos, siendo además la única firma que presentó en su día un informe completo y detallado sobre sus cadenas de suministro y lo hizo antes de que expirara el plazo concedido para el mismo.