Minerales para detener una guerra

minerales: barita y siderita
Barita y siderita, Lorca, Almería. Auténtica novedad.

Afganistán es un país de grandes reservas minerales, también es un reputado proveedor de minerales de colección y gemas, entre ellos destacan esmeralda, aguamarina, kunzita, lapislázuli, olivino, peridoto, turmalina y muchos otros.

En 2010 fueron muchos los medios que recogían la importancia de los yacimientos afganos, situados por todo el país, se hablaba un yacimiento que podría cambiar drásticamente la economía afgana, sacar Afganistán de la guerra y convertirlo en una potencia económica, en el yacimiento además de hierro se encontraban cantidades importantísimas de oro, niobio, lítio y cobalto, todos metales de gran demanda, los denominados metales estratégicos. Jalil Jumriany asesor de ministros afgano de minas declaró que la minería “Se convertirá en la columna vertebral de la economía afgana”.

La corrupción no tardó en hacerse presente y salpicó, en su día, al propio ministro de minas que fue acusado de recibir 30 millones de dólares estadounidenses por parte de mediadores de China a cambio de derechos de explotación de cobre en la provincia de Logar.

Este yacimiento de Aynak está situado en la provincia de Logar y no tenemos datos para afirmar que se trata del mismo pero lo cierto es que se perfila como la más importante inversión en la historia afgana, en el comenzaron a trabajar en julio de 2009 la Corporación Metalúrgica China y la Compañía de Cobre Jiangxi.

En estos momentos todas las partes implicadas centran sus esfuerzos en acelerar el comienzo de la explotación, entre tanto un grupo de arqueólogos afganos y franceses intentan salvaguardar un enorme templo, unas reliquias budistas y otros elementos de altísimo valor arqueológico situadas en el yacimiento minero. El templo es enorme de unos 4600 metros cuadrados y alberga estructuras con 2600 años de antigüedad, más de 100 estatuas budistas y 7 estrupas. El tiempo corre en contra del proyecto arqueológico, Afganistán concedió una prórroga de 3 años a los arqueólogos para llevar a cabo el rescate de los bienes culturales pero ellos estimaron que se necesitaría unos diez.

No podemos dejar de recodar el impacto que causó la demolición de los Budas Gigantes de Bamiyán en 2001, con 1500 años de antigüedad, que fueron voladas con dinamita por los talibanes por considerarlos una herencia contraria al Corán.